Void

Maldición en Miami

por: interceptado.com 06 / diciembre / 2012

Por STEVEN WINE, Escritor de deportes (AP)

DAVIE, Fla. (AP) – Mientras el ala defensiva de los Delfines de Miami Cameron Wake sigue acumulando capturas de mariscal a un ritmo sin precedentes en la historia de la franquicia, su equipo sigue perdiendo.

Salvo una racha impresionante a final de la temporada empezando el domingo en San Francisco, los Delfines (5-7) terminarán con un récord negativo por cuarto año consecutivo. Como dato curioso, Wake, uno de los principales caza mariscales de la NFL, se unió a Miami hace cuatro años.

“Odio perder”, dijo el miércoles, “más de lo que me gusta ganar.”

Los Delfines van 25-35 desde el 2009, pero no culpen a Wake. Durante ese periodo está empatado en el cuarto lugar en la NFL con 38 capturas y media, y ocupa el cuarto lugar en este año con 10 ½.

Esta temporada, 7 ½ de sus capturas han llegado en derrotas, incluyendo una el domingo ante Nueva Inglaterra. Pero él sigue intentando.

“Tienes que ser muy terco para jugar este deporte y probablemente más a la defensiva y en la posición que juego”, dijo Wake. “El noventa por ciento de las veces, no consigo terminar el trabajo. Tienes que borrar esa última jugada de tu mente y dar exactamente el mismo 100 por ciento de esfuerzo una vez más.”

“Así que no importa si vamos 0-15 o 15-0, voy a dar ese esfuerzo. Cada partido voy a dar todo de mí. No me molesta porque siento que cada vez que salgo a jugar, es una oportunidad para ganar.”

Los oponentes batallan bastante para sacar a Wake fuera del juego, así que hubo motivo para rascarse la cabeza cuando los Delfines lo sacaron de su juego más reciente en el último cuarto. Vio desde el banquillo durante gran parte de la serie anotadora que consumió mucho tiempo del reloj de 77 yardas con la que los Patriotas sellaron su victoria.

Los entrenadores de los Delfines defendieron la decisión y dijeron que Wake estaba tomando su turno en el banquillo como parte de una rotación que el equipo ha utilizado durante toda la temporada para mantener frescos a los linieros defensivos.

“Continuamos con la rotación hasta el final del partido”, dijo el coordinador defensivo Kevin Coyle. “No jugamos muy bien en esa unidad marcha, pero eso no tuvo nada que ver con quien estaba dentro del juego en términos de la rotación.”

Al menos un jugador se quejó de la estrategia, pero Wake dijo que él lo entendió.

“Me gustaría estar en el campo – incluso a la ofensiva”, dijo con una sonrisa. “Estoy seguro de que podría jugar de ala cerrada o corredor o algo así. Pero hemos estado rotando así desde la semana 1.”

Hubo un tiempo en el que Wake era un espectador de tiempo completo. Un jugador de cuatro años en Penn State, que fue seleccionado en el draft y fue cortado como novato por los Gigantes de Nueva York en 2005. Al año siguiente se convirtió en un corredor de hipotecas.

“Yo estaba sentado en el sofá viendo partidos y viendo a los jugadores jugar”, dijo.

Wake le dio un intento a la CFL (liga de fútbol americano canadiense) donde pasó de ser un reserva de cuarta opción al estrellato con los Leones de BC y firmó como agente libre con los Delfines. Pasó un año viniendo desde la banca en situaciones de pase, ganó un puesto como titular y llegó al Pro Bowl en el 2010.

Su total de capturas es el más alto para cualquier jugador en sus primeras cuatro temporadas con Miami.

“Ahora él es uno de los caza mariscales de primera clase en la liga”, dijo el fullback de los Seahawks de Seattle Michael Robinson, un compañero de equipo de la universidad que jugó contra Wake el mes pasado. “Se puede decir que apenas se dio cuenta de lo que su cuerpo puede hacer. Comenzó a jugar al fútbol en segundo de preparatoria, por lo que fue un florecimiento tardío. En la universidad todos sabíamos que estaba lleno de talento. Simplemente deseábamos que tuviera un poco más de agresividad en él y ya lo encontró.”

Con 250 libras, Wake es pequeño para su posición, pero se ha puesto la reputación de ser un especialista para llegarle al mariscal. La defensa contra la corrida es el fuerte de los Dolphins y los rivales no muestran ninguna inclinación a meterse con él en su juego por tierra.

“No es un eslabón débil”, dijo el tackle defensivo Randy Starks. “Él se lleva el crédito por las capturas, pero se necesita que los cuatro linieros sean buenos en la defensiva terrestre y él está ahí.”

Wake y el resto de la defensiva terrestre se verá seriamente a prueba por los 49ers, cuyo ataque terrestre es el segundo mejor de la NFL. Los Dolphins necesitan una sorpresiva victoria para mantener viva su débil esperanza de un puesto de comodín.

Poca esperanza es más que suficiente para mantener a Wake motivado.

“En este momento de la temporada”, dijo, “nunca se sabe.”

NFL en México. Las mejores noticias de la NFL en español. Resultados y estadísticas de la NFL para ti.

https://interceptado.com/nfl-mexico/maldicion-en-miami/