Void

Buscan seguir el legado

por: interceptado.com 13 / septiembre / 2013

Por WILL GRAVES, Escritor de deportes (AP)

PITTSBURGH ( AP ) – Las imágenes están vivas, respirando planos de un éxito sin precedentes y sin igual.

Franco Harris acelerando por la nieve, el general del ejército italiano de Franco con destino a la gloria. Jerome Bettis saliendo de la estación, haciendo cambios de velocidad hasta que The Bus llega a las diagonales. Willie Parker completamente solo, una defensa atónita a raíz de sus pies rápidos.

Durante más de dos generaciones y un puñado (más uno) trofeos de Super Bowl, el juego terrestre ha definido a los Acereros de Pittsburgh, lo que refleja no sólo una ciudad, sino un modo de vida y convirtiendo a los chicos al lado del mariscal de campo en uno con poderes maravillosos.

Franco. Jerome. Willie. Barry. Bam.

Dejen que otros equipos lancen el balón todo lo que quieran. No lo encontrarás en Pittsburgh.

”Todo el mundo ha utilizado la corrida aquí” , dijo el corredor Jonathan Dwyer . ”Realmente pegajoso”.

En los últimos años, sin embargo, lo pegajoso ha sido sustituido por lodo. Dado que los Steelers ganaron su sexto Super Bowl en 2009, las corrientes de juego del entrenador Mike Tomlin hablan de como la fundación de la franquicia ha desaparecido.

Durante las últimas cuatro temporadas, Pittsburgh se ubica en el lugar 23 en juegos de 100 yardas de acuerdo con STATS LLC, habiendo superado la marca sólo 12 veces. Eso no es exactamente fútbol americano al estilo de los Steelers. Eso parece más como tochito.

El punto más bajo fue en 2012, cuando los Steelers terminaron 26 en yardas por tierra, 27 en yardas por acarreo y 27 touchdowns por tierra en ( ocho ), y Dwyer, Rashard Mendenhall e Isaac Redman batallaron. El líder del equipo fue Dwyer con 623 yardas, y acabó siendo la marca más baja para el máximo corredor de la franquicia desde Merril Hoge (610 yardas en 1990).

Pittsburgh se perdió los playoffs esa temporada, al igual que lo hizo el pasado otoño después de quedar 8-8.

Tener a un potencial mariscal de campo del Salón de la Fama en su mejor momento es un factor, sin embargo, incluso Ben Roethlisberger admite que Pittsburgh tiene que ponerlo en marcha.

”Siempre queremos ser capaces de correr con el balón”, dijo Roethlisberger. ”Te hace más equilibrado y ayuda a abrir el juego aéreo”.

Pittsburgh logró sólo 32 yardas en 15 acarreos en la derrota 16-9 ante los Titans la semana pasada. Redman corrió para apenas 9 yardas y perdió el balón dos veces. LaRod Stephens-Howling lideró a los Steelers con 17 yardas antes de destrozarse su rodilla derecha. Felix Jones apenas vio el campo. El novato Le’Veon Bell observó desde la banda por un esguince en el pie derecho.

Al menos Bell presenció el juego. Dwyer estaba a 800 kilómetros de distancia en Florida después de ser cortado. No estuvo sin trabajo mucho tiempo. Los Steelers lo volvieron a firmar el lunes.

Dwyer llegó para encontrarse que un jugador de segundo año era el nuevo centro después de que Kelvin Beachum reemplazó a Maurkice Pouncey, quien está fuera toda la temporada tras romperse el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha. También encontró un sentido de urgencia.

”Podemos correr el balón” , dijo Dwyer . ”Eso aún es nuestra identidad”.

Tal vez, o tal vez los Steelers – al igual que la ciudad que representan – están cambiando. Pittsburgh ya no está saturado de molinos de acero. Los trabajos de fabricación han desaparecido. En su lugar, están creciendo las industrias energéticas, los centros de salud y la educación. Los obreros han sido cambiado por empresarios.

Y lo mismo sucede en la NFL. Correr el balón ya no es de vital importancia para ganar. Cuando los Steelers vencieron a Arizona en Tampa Bay en esa cálida noche de febrero hace casi cinco años, lo hicieron detrás de Roethlisberger y el receptor Santonio Holmes.

En la lista de juegos de 100 yardas por tierra, Green Bay es el último lugar con cuatro. ¿Nueva Orleans? Seis. ¿Nueva Inglaterra? Once.

”El juego tiene un ritmo más rápido”, dijo Dwyer . ”Incluso miras el deporte a nivel colegial, es lo mismo. No ves a los equipos corriendo, los ves abriendo el campo”.

Tal vez, aunque los Steelers mantienen la intención de ser exitosos, el coordinador Todd Haley se niega a poner totales de yardas antes del partido en el tablero, pensando que no tiene sentido. El único número real que cuenta es en el marcador.

”Sólo tienes que ser capaz de correr de manera eficiente”, dijo Haley. ”Eso significa que en situaciones donde hay que correr, debe funcionar” .

Algo que los Steelers planean hacer el lunes en Cincinnati. Hace un año cuando jugaron como visitantes, Dwyer puso 122 yardas en la victoria por 24-17. Añadió 107 una semana más tarde en contra de Washington. Sin embargo, el impulso se desvaneció. Los Steelers tropezaron en la recta final, cuando Roethlisberger se perdió tres partidos por una lesión en las costillas.

Haley introdujo un esquema de bloqueo por zonas en la temporada baja diseñada para darle al ágil Bell la oportunidad de utilizar su rapidez. Con Bell lesionado, Pittsburgh tendrá que esperar que las caras conocidas lleven a resultados desconocidos.

”Creo que un juego terrestre consistente es muy importante, no sólo para ser buenos ofensivamente, sino para encontrar un equilibrio”, dijo Tomlin . ”No hemos sido capaces de hacer eso hasta este punto”.

Mejor que se den prisa.

NFL en México. Las mejores noticias de la NFL en español. Resultados y estadísticas de la NFL para ti.

https://interceptado.com/noticias-nfl-mexico-en-espanol/buscan-seguir-el-legado/