Void

Sigue el divorcio entre Freeman y los Bucs

por: interceptado.com 30 / septiembre / 2013

Como Mike Erhmantraut le dijo una vez a Walter White, “Eres una bomba de tiempo . . . . Y no tengo ninguna intención de estar cerca cuando explotes”.

La explosión está llegando a Tampa Bay, de algo que no es el cañón en el barco pirata en el Estadio Raymond James.

Como era de esperar, los Buccaneers desactivaron a Josh Freeman el domingo, quien el entrenador Greg Schiano declaró que seguiría siendo el titular tras la derrota del pasado domingo ante los Patriots. Para el miércoles, Freeman fue enviado a la banca. Desde entonces, las cosas sólo han empeorado.

Freeman se negó a hablar con los medios de comunicación locales durante la semana. Pero concedió una entrevista exclusiva a ESPN. A los Bucs no les gustó, lo que desató reportes de que Freeman posiblemente no estaría uniformado para el partido del domingo.

Llegó el domingo, y efectivamente Freeman estuvo inactivo, en medio de reportes de que se perdió las reuniones del equipo durante la semana. Pero él no estaba en el banquillo. El entrenador Greg Schiano calificó la decisión de Freeman de ver el juego desde la banda como “un acuerdo mutuo”, y el agente de Freeman , Erik Burkhardt, envió un mensaje con la palabra “mentira ” a Ira Kaufman del Tampa Tribune.

Además, Freeman una vez más se negó a hablar con los medios de comunicación locales después del partido, violando la política de la liga dos veces en menos de una semana.

La cuenta regresiva pública ha disminuido desde entonces, pero la explosión aún se cierne. Echemos un vistazo a los distintos resultados posibles.

1. Los Buccaneers mantienen a Freeman hasta el final de la temporada

Esta es la opción de “no hacer nada”, que dado los últimos días, parece ser la menos probable. Los Bucs no lo quieren en el campo, ni siquiera lo quieren en condiciones de jugar debido a una lesión. Pagarle más de $ 490,000 dólares a la semana para seguir siendo una espina en el costado de Schiano no tendrá sentido para el entrenador.

2. Los Buccaneers cortan a Freeman

Esto sucedería si Freeman se compromete a conbrar mucho menos que los $ 6.44 millones que tendría derecho a recibir como pago de liquidación. Si hubiera renunciado a su derecho a la indemnización por completo, los Bucs podrían cortarlo ahora. La pregunta es si hay un término medio entre los $ 6.44 millones y “lo tomas o lo dejas”, que pueda lograr llegar a un acuerdo.

Los Bucs también podrían tratar de engañar a Freeman de su finiquito. En virtud del artículo 30 del acuerdo laboral, los Bucs pueden bloquear el dinero garantizado al mostrar que, “después de haber recibido una advertencia por escrito de su equipo. . . el jugador no pudo exhibir el nivel de esfuerzo de buena fe que puede esperarse razonablemente de los jugadores de la NFL en ese equipo”.

Una queja seguramente sería presentada y los Buccaneers tendrían que probar la falta de buena fe por Freeman. Incluso si pierden la queja, el equipo sería capaz de atar los $ 6.44 millones durante meses, incluso años.

3. Los Buccaneers cambian a Freeman

A los Bucs les encantaría hacerlo, pero no hay evidentes socios comerciales. Incluso si hubieran, Freeman podría impedir que se llegue a un acuerdo, por ejemplo, negándose a reestructurar su contrato para reducir el sueldo que se le debe por el resto del año, o insistir en un contrato a largo plazo (y a su vez un largo compromiso a largo plazo ) de su nuevo equipo.

Para complicar aún más el canje están las travesuras de Freeman y su campamento en los últimos días. Aunque Freeman aún no ha hecho nada obvio para faltar al respeto o algo incorrecto, cada vez es más evidente que el plan debe ser lo suficientemente perturbador para obligar a que Schiano lo saque.

4. Los Buccaneers suspenden a Freeman

En virtud del acuerdo laboral, un equipo puede suspender a un jugador por hasta cuatro semanas sin goce de sueldo por conducta perjudicial para el equipo. Dado que los Bucs lo van a pagar de todos modos, si él está en el equipo y no va a jugar, sólo perderán los honorarios legales si lo mandan a casa sin paga y defienden el movimiento a través de un arbitraje.

Por supuesto, eso haría que Freeman potencialmente tenga un aspecto aún menos atractivo para los potenciales socios comerciales.

Con una semana de descanso por venir, los Bucs tienen algo de tiempo para recuperar el aliento y formular un plan. Lo ideal es que encontrarán una manera de calmar la situación en el corto plazo, preservando la capacidad de cambiarlo en algún momento entre ahora y el martes después de la Semana 8.

Una posibilidad sería decirle a Freeman que si se comporta bien el próximo mes y no es objeto de ningún cambio, que va a ser cortado después de la fecha límite para hacer cambios. A pesar de esperar tanto tiempo y exponer a que Freeman esté en waivers, cualquier equipo que reclame el contrato de Freeman tendría que estar dispuesto a pagar $ 4.49 millones de dólares durante nueve semanas.

Desde la perspectiva de Freeman, no habría ninguna razón para aceptar el trato. Esencialmente puede negarse a cualquier cambio, haciendo demandas que alejarían a un pretendiente, y recibiría su salario completo de los Bucs esté en el equipo o no. La única manera de conseguir que coopere es hacerle creer que los Bucs lo suspenderán o tratarán de bloquear su pago de liquidación, lo cual introduce incertidumbre y riesgo en la ecuación.

De cualquier manera, estas dos partes tienen que encontrar una manera de salir de la crisis actual. Con ninguna de las partes al parecer en un ambiente de cooperación, será más difícil y más difícil encontrar una solución ganar-ganar.

Y va a hacer que sea aún más probable que surja una explosión.

NFL en México. Las mejores noticias de la NFL en español. Resultados y estadísticas de la NFL para ti.

https://interceptado.com/noticias-nfl-mexico-en-espanol/sigue-el-divorcio-entre-freeman-y-los-bucs/